Content being validated
Macho y hembra de ánade friso (Mareca strepera)
0
0
La coloración del ánade friso macho presenta una dominante gris muy vermiculada con los cuartos traseros negros y el vientre blanco. Durante la muda (eclipse) recuerda a la hembra. Ésta es muy parecida a la del ánade real, pero con el espejuelo y el vientre blancos. Los jóvenes inmaduros se parecen también a las hembras. El ánade friso es un pato tímido, lo cual, unido a su color discreto, hace que muchas veces pase desaperciba. Nunca se le ve en gran número y suele encontrarse en compañía de otras aves como ánades reales. A partir de abril, la hembra construye el nido con hierbas y restos vegetales en el suelo a una distancia variable del agua que puede llegar casi hasta el centenar de metros y entre la vegetación espesa. En él pone entre 8 y 12 huevos con puestas extremas desde 4 hasta 18. No empieza a incubar hasta que termina de poner, y a los 26 días aproximadamente nacen los polluelos, que pocas horas después son conducidos al agua por la hembra. A los 50 ó 70 días ya son capaces de volar. El macho abandona pronto a la familia y va a reunirse con otros machos para cambiar la pluma, de modo que la hembra es la que corre con todo el trabajo de criar a los pequeños. Esta ánatida tiene una alimentación omnívora, formada por vegetales, semillas y pequeños invertebrados. Hábitat y distribución El ánade friso prefiere aguas poco profundas y con abundante vegetación lacustre donde refugiarse. Es poco frecuente en las costas.
Read More
Translate
Related content

Media currently exploring